Registro de marcas y nombres comerciales

Las marcas y los nombres comerciales, al igual que las patentes y los modelos de utilidad, son bienes inmateriales y forman parte de la categoría más amplia que es la propiedad industrial.

En ambos casos, se trata de títulos emitidos por el Estado que confieren al titular unos derechos de exclusiva sobre el objeto. Mientras las patentes (o los modelos de utilidad) protegen una invención (es decir, una “solución a un problema técnico”), las marcas y los nombres comerciales, confieren al titular unos derechos de exclusividad sobre el uso de un determinado signo distintivo en el mercado, para distinguir unos productos y servicios (en el caso de las marcas) o la propia empresa (si se trata de un nombre comercial).

El primer paso, para obtener unos derechos de exclusiva sobre una marca o un nombre comercial, es solicitar el registro del mismo ante la Oficina competente.

 

Abogado te asesora para el registro de tu marca y nombre comercial

¿Por qué inmentor para registrar mi marca o nombre comercial?

El registro de una marca es un procedimiento delicado que requiere unos conocimientos específicos de la normativa aplicable, sobre todo cuando lo que se busca es una marca que pueda ser explotada en el mercado.

A parte de encargarse de la tramitación de la marca o del nombre comercial, nuestros abogados te asesoran en todo lo necesario para obtener una marca registrada eficaz, tratando de prevenir posibles obstáculos a la concesión o reduciendo el riesgo de que sea declarada nula.

 

 

Entre otros, los abogados inmentor te ofrecen los siguientes servicios:

  • Búsquedas generales de marcas anteriores y análisis de los resultados obtenidos a la luz de la normativa vigente de cara a prevenir posibles obstáculos y, así, reducir el riesgo de oposición de terceros o de no poder usar la marca en el mercado;
  • Comprobación de la existencia de los requisitos esenciales en el signo objeto de solicitud, de cara a evitar que el registro de la marca sea denegado al existir algún impedimento;
  • Ayuda en la definición de los productos y/o servicios para los cuales se registra la marca, de cara a obtener una protección adecuada;
  • Ayuda en la determinación del ámbito territorial más adecuado para el registro de la marca y del nombre comercial.

En definitiva, nuestros abogados especializados en marcas se encargan de estudiar, proponer y llevar a cabo la estrategia de registro de marcas que más se adapte a tus necesidades, teniendo en cuenta todos los factores relevantes para el caso concreto.

Ofrecemos soluciones a medida.

¿Cómo se registran marcas y nombres comerciales?

El procedimiento de registro de una marca puede variar de un país a otro. No obstante, en términos generales, dicho procedimiento suele comprender principalmente lo siguiente:

Como proteger y registrar eficazmente marcas y nombres comerciales

  • Una solicitud de registro de marca ante la Oficina competente (nacional, regional o de otro tipo). Dicha solicitud debe contener, entre otros, una reproducción clara del signo que se desea registrar y la lista de productos o servicios a los que se aplicará el signo;
  • Para que el registro de una marca sea concedido por parte de la Oficina competente, el signo debe satisfacer algunas condiciones establecidas por la legislación relevante, a saber:
    1. Que el signo sea idóneo para distinguir un producto o servicio y no sea descriptivo de los mismos
    2. Que no sea idéntico o similar a otra marca anterior registrada (o usada en el mercado para algunos países) para los mismos productos o servicios.

Las Oficinas suelen averiguar la existencia de dichas condiciones. En algunos casos proceden a un examen antes de la concesión de la marca, en otros, dicho examen está subordinado a la interposición de una oposición por parte de terceros.

El registro conlleva el pago de tasas que junto con el honorario del abogado que se encarga de los trámites constituyen el coste de registro de una marca.

¿Dónde registrar mi marca y nombre comercial: sólo en mi país o en otros también?

La concesión de un derecho de exclusiva para la explotación de una marca, así como la correlativa facultad de prohibir a los terceros el uso del signo en el mercado, es una prerrogativa del Estado cuyos efectos quedan limitados al ámbito territorial.

Puede haber muchas razones que aconsejan registrar una marca en varios países. Entre otros, es recomendable proceder al registro de la marca en todos los países en los que se tiene una intención sería de comercializar sus propios productos o servicios, de cara a evitar el riesgo de tener que cambiar la marca en aquellos Estados donde un tercero hubiera ya registrado la marca para distinguir los mismos productos y servicios o similares.

 

 

En síntesis, el sistema de registro de marcas y nombres comerciales ofrece tres vías de protección:

  • Registros nacionales: se procede a solicitar el registro de la marca en cada Estado de interés (por ejemplo, España, Alemania, EEUU, etc.), dando lugar a procedimientos independientes en los idiomas oficiales de cada país. Asimismo, en caso de concesión, las marcas son independientes y sus efectos quedan limitados a cada uno de los territorios de los Estados donde se haya obtenido el registro de la marca. En el caso de los nombres comerciales, esta es la única vía disponible para protegerlos a nivel internacional;
  • Registro regional: a través de una sola solicitud ante la Oficina competente, en caso de concesión, se obtiene el registro de una marca cuyos efectos se extienden a una serie de países. Es el caso, por ejemplo, de la marca de la Unión Europea cuyos efectos se extienden en toda la UE;
  • Registro internacional: permite obtener el registro de marcas en varios países mediante la presentación de una solicitud única y un procedimiento de concesión centralizado.

La elección de una u otra alternativa depende principalmente de la estrategia que se escoja a la hora de proteger la marca. El idioma, el mercado de interés, los competidores, el tiempo a disposición y los costes son factores que pueden influir sobre la misma.

¿Cuánto dura la protección conferida por la marca o el nombre comercial registrado?

A diferencia de las patentes cuya protección es limitada en el tiempo, en el caso de las marcas y de los nombres comerciales, dicha protección es potencialmente infinita.

Normalmente el registro de una marca o de un nombre comercial se concede por 10 años. Sin embargo, antes del vencimiento de este periodo, es posible solicitar la renovación de la marca o del nombre comercial.

Protección de Marca y Nombre Comercial

Ponte en contacto con nosotros a través del formulario online, danos más detalles