Protección de los diseños industriales

El entorno comercial actual se caracteriza por la existencia en el mercado de una gran cantidad de productos, cuyas características cualitativas son tan similares que, incluso, pueden dificultar la elección por parte del consumidor.

Dicho mercado altamente competitivo induce, tanto las PYMES como las empresas más grandes, a destinar gran parte de sus recursos en el desarrollo de diseños industriales capaces de diferenciar sus productos con respecto a los de la competencia, creando unos artículos más atractivos, aptos para seducir a los consumidores.
 
Los disenos industriales son activos comerciales para las empresas y van protegidos
 
Por lo tanto, los diseños industriales representan un activo importante para las empresas, siendo la apariencia del producto uno de los elementos clave que pueden determinar el éxito u el fracaso del mismo.

Sin embargo, al más tardar, una vez comercializado el producto, los diseños industriales pueden ser copiado fácilmente por los competidores. De cara a evitar estos problemas, es imprescindible asegurar una protección adecuada de los diseños industriales, por ejemplo, registrándolos.
  

LA PROTECCIÓN DE LOS DISEÑOS INDUSTRIALES

 
A diferencia de las patentes que protegen los elementos técnicos de un producto o de un procedimiento, los diseños industriales tutelan el aspecto externo de un artículo o de una parte del mismo.

Objeto de protección del diseño industrial es la apariencia de un artículo, determinada por el conjunto de sus características: sus líneas, colores, formas, materiales, texturas, ornamentos, etc. Pueden protegerse tanto diseños bidimensionales (unas líneas, colores o bien unos motivos, etc.) como tridimensionales (por ej. una forma o una superficie), lo importante es que sean capaces de diferenciar el artículo en cuestión, desde un punto de vista meramente visual, prescindiendo de sus funciones técnicas.
  

¿Qué productos se pueden proteger con el diseño industrial?

 
Son muchos los productos que pueden protegerse de este modo, tanto industriales como artesanales, por ejemplo: diseños web, símbolos gráficos, interfaces gráficas, logotipos, envases, mapas, estructuras arquitectónicas, juguetes, obras artísticas, dibujos, instrumentos técnicos y médicos, relojes, joyas, vehículos, electrodomésticos, aparatos eléctricos, materiales textiles, mobiliario, equipos de iluminación, conjunto de productos, productos complejos.
 

Variedad de productos de diseño industrial que se pueden proteger con el registro

  

¿En que consiste la protección?

 
El diseño industrial, de forma parecida a los otros derechos de propiedad industrial, confiere al titular unos derechos exclusivos que le permite prohibir a terceros la explotación (fabricar, vender, importar, etc.) de productos que incorporen o muestren un dibujo o modelo idéntico o similar, con fines comerciales.

Los sistemas de protección de los diseños industriales varían de un país a otro. A veces, sirve el derecho de autor. En otros casos, como en la Unión Europea, existen unos “diseños industriales no registrados”, que otorgan una protección desde su publicación, sin que sea necesario ningún registro.

El principal inconveniente de estos sistemas es que la protección otorgada suele ser más débil y limitada en el tiempo u alcance.

Sin embargo, la vía más eficaz para la protección del diseño es registrarlo ante la Oficina competente para el área geográfica que interesa.
 

la vía más eficaz para la protección del diseño industrial es registrarlo ante la Oficina competente

  

¿Cuáles son los requisitos para la protección y cuánto dura?

 
Al margen de las posibles diferencias existentes a nivel de cada País, en términos generales, para gozar de una protección suele ser necesaria la presencia de algunos requisitos:

  • el diseño industrial ha de ser nuevo (no haber sido divulgado previamente al público)
  • el diseño industrial debe tener un “carácter singular”, es decir, ser original, diferir significativamente de otro ya conocidos o “de combinaciones de características de diseños conocidos”.

Requisitos para la proteccion del diseño industrial

 

La duración de la protección puede variar en función de varios factores, pero, en general, un diseño industrial registrado suele otorgar una protección de 10 años por lo menos, aunque posiblemente estén divididos en periodos sucesivos renovables.
  

¿Por qué proteger mis diseños industriales?

 
Los diseños industriales, pueden representar un activo inmaterial importante, tanto para las PYMES como para las grandes empresas. Pueden ser clave para el éxito o el fracaso de un producto. Cuanto más éxito tengan, más alto es el riesgo de copias.

Si no los proteges, te expones a los siguientes riesgos principales:

  • Al no ser titular de derechos exclusivos, en el caso en que un competidor vendiera o importara un producto que incorpore una copia (casi idéntica) de tus diseños industriales, no dispondrías de herramientas jurídicas para impedírselo;
  • Pérdida de mercado de tu producto ya que posiblemente la copia de tu diseño industrial se ofrecerá a un precio inferior, no siendo necesario para el competidor recuperar las inversiones realizadas;
  • Daños a la reputación de tu empresa y sus productos.

Ventajas de proteger los diseños industriales y defender los derechos de propiedad industrial

 
Si registras un diseño industrial, las ventajas principales son las siguientes:

  • Obtienes una protección que suele ser rápida y económica (comparado con las otras inversiones que implica un diseño industrial), sobre todo, si se protegen varios diseños a la vez.
  • Obtienes unos derechos exclusivos que te permite prohibir a terceros la explotación comercial o la copia del diseño industrial, durante un tiempo determinado. De este modo, podrás rentabilizar las inversiones realizadas para el desarrollo del diseño industrial.
  • Obtienes una posible fuente de ingresos ya que puedes conceder licencias o ceder tus derechos exclusivos sobre el diseño industrial.
  • Contribuye a fortalecer la marca de una empresa, especialmente si los diseños industriales son elementos importantes de la misma. Dependiendo del caso, es posible combinar el registro de diseños industriales con otros derechos de propiedad industrial.
  • Los diseños industriales constituyen “activos empresariales que pueden aumentar el valor de mercado de una empresa” o de sus productos.

 

¿Has creado algún diseño industrial que quisieras proteger?

Ponte en contacto con nosotros te asesoramos sobre cómo hacerlo, te hacemos un presupuesto y, si estas conforme, lo llevamos a cabo.

Asesoramiento Online

Rellena el formulario explicandonos tus necesidades, nos pondremos en contacto contigo dentro de 24h (días hábiles)